lavozdemostoles.com
Cómo evitar que tu perro se queme las patas en verano
Ampliar

Cómo evitar que tu perro se queme las patas en verano

lunes 13 de julio de 2020, 12:53h

Escucha la noticia

Te traemos cinco trucos que impedirán las quemaduras en las almohadillas del perro durante sus paseos por la ciudad...

El calor del verano calienta las aceras y el cemento de la ciudad, una situación que resulta problemática para los perros, ya que sus almohadillas pueden abrasarse, quemarse y sufrir llagas.

El pavimento es aún más abrasivo y peligroso para estos animales,sigue estos trucos para cuidarlo:

1. Zonas ajardinadas

Planificar el recorrido antes de salir. Conviene elegir calles y aceras con sombra, evitar las horas de máxima exposición de sol y alternar distintas superficies de pisada durante los paseos.

El paseo debe trascurrir por aceras con zonas ajardinadas o cubiertas con césped, con el fin de proteger las almohadillas.

2. Botines para perros contra el cemento que quema

Evitar las aceras calientes y el cemento recalentado es la mejor opción para proteger las almohadillas de nuestra mascota. Sin embargo, no siempre es posible. Pero, cuando es necesario caminar sobre el cemento, es recomendable utilizar las botas para perros. Este calzado canino supone un importante protector.

¿Cómo acostumbrar al can a caminar con sus botines? Los primeros paseos pueden realizarse en casa, para que se habitúe al calzado antes de emprender una caminata más larga.

3. Perros en la ciudad: mucha agua para sus patas

Las fuentes de agua y otras zonas húmedas sirven de refugio para las patas de un perro que camina en verano por la ciudad. Transitar por estas zonas mojadas, así como humedecer las almohadillas del perro varias veces a lo largo de la salida, le ayudará a mantener las patas hidratas.

Este sencillo gesto, además, le ayudará a eliminar parte del calor que pueda acumular durante el paseo: la mayoría de sus glándulas sudoríparas están en sus almohadillas.

4. Cremas que protegen las almohadillas del perro urbanit

Existen cremas específicas para perros (no humanas, ya que nuestro pH es diferente) que hidratan y cuidan las almohadillas caninas. Si logramos mantener la piel de las patas hidratada, esta será menos propensa a agrietarse.

Este producto hay que darlo una vez que llegamos a casa. Y, antes, es importante limpiar con agua y jabón la zona donde se aplicará.

5. Curar una herida en la almohadilla del perro

Las grietas, llagas y heridas del perro deben curarse. Primero con agua y jabón y, después, puede darse un poco de hielo, para reducir la inflamación. El corte hay que desinfectarlo luego con una disolución al 50% de agua y yodo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios